Tuesday, January 11, 2005

 

14

Ignoro cómo lo he hecho, pero cuando lleguo a casa me doy cuenta de que mi ropa está completamente limpia. Ni una gota de sangre tras ensañarme con aquel pobre desgraciado. Me pregunto si esto se debe acaso a que con el tiempo he adquirido tablas. Indudablemente es así y me alegró de no tener que poner la lavadora, porque las tareas domésticas nunca han sido mi fuerte. Aún impresionado por mi ropa inmaculada, me dirijo al dormitorio mientras me quito la chaqueta, dejándola por cualquier parte. La euforia del momento cumbre de la noche se ha disipado. Aunque al principio me cuesta bastante decidirme por un disco finalmente pongo algo en el cd, apago las luces y me dejo caer sobre la cama. El Brass In Pocket de The Pretenders ya me ayuda a conciliar el sueño cuando entonces suena el supletorio. No me apetece contestar, pero la curiosidad me vence y acabo descolgando el auricular. Encuentro al otro lado de la línea a una mujer de la que una vez estuve perdidamente enamorado, y mentiría si no dijese que estoy sorprendido por lo inesperado de la llamada. Al parecer su novio la ha dejado y necesita hablar con alguien, por lo que esta noche me ha elegido a mí. Seguramente ha marcado mi número a estas horas porque no tiene nadie más a quien recurrir, pero no me importa ser su última opción. Son ya más de las dos de la mañana y no me apetece volver a salir, pero aún estoy medio vestido y además me parece la ocasión ideal para intentar algo con ella. Inmediatamente estoy más que predispuesto a brindarle todo mi apoyo y atención. Ella está en un momento muy frágil, perfecto para mi improvisado propósito. No me costaría asistirla emocionalmente, aunque lo que de verdad deseo es hacerlo sexualmente. Una bajeza por mi parte, pero siempre he sido partidario de aprovechar una buena ocasión, y ésta lo es, una de las que no suelen darse en varias vidas. Planeando mi indigna pero funcional maniobra me siento de repente extraordinariamente solidario.

Comments: Post a Comment

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?